La FELICIDAD la marca cada instante, cada momento, cada proceso.

 

 

Por si solo todo es. Feliz y a la vez infeliz. Puede ser lo que decidamos que sea en el instante en el que inter actuamos con ello.

 

 

Infinitas posibilidades que están a nuestro alcance.

Experimentar ese estado depende de uno mismo.

 

 

Es una actitud, es la apertura a recibir, es la apertura a aceptar, es la apertura a integrar todo momento, instante, acción, proceso....

 

 

Decidir que algo o alguien en la vida nos lleve a ser felices requiere de poner el punto de origen en nosotros y no en ese algo o alguien.

 

 

Solo podemos vivir la felicidad que habita en nosotros mismos. Nada ni nadie nos hará felices o infelices.

 

Decidimos...."a través de esa situación, relación, suceso... experimentaré la felicidad (o quien quiera la infelicidad)".

 

 

Es una decisión!! Es un propósito.

 

 

Y eso nada tiene que ver con la emocionalidad erróneamente asociada por el ser humano con la felicidad o infelicidad.

 

Eso se da cuando no hay claridad y no hay toma de decisión consciente y constante.

 

 

Entonces vivimos subidas y bajadas de alegría, risa...tristeza, llanto porque nos movemos por e-mociones, por las vibraciones que otros han asociado, han marcado, han definido, han decidido que les llevarán y te llevarán a la felicidad o a la infelicidad...

 

...Si tengo pareja seré feliz. Si no tengo pareja seré infeliz. Si tengo casa seré feliz. Si puedo curarme seré feliz. Si no puedo curarme seré infeliz...y así con todo.

 

 

La pregunta que te hago es: ¿te mueves por emocionalidades y definiciones que otros hicieron? o bien ¿tomas decisiones y acciones coherentes con ellas?

 

 

En la felicidad cabe todo y cabe también la nada.

 

Fortalecemos el vaciar...toda interpretación, información e identidad asociada y absorbida a lo largo de eones y eones sobre lograr la felicidad e infelicidad.
Vacio...punto cero, punto neutro.

 

Ahora decido activar la felicidad e infelicidad que habita en mí. Ambas. Ambas coexisten en el mismo momento, situación, relación.

 

 

Es desde ese neutro que no me debilita lo que ocurra. Porque ocurra lo que ocurra ya he decidido que lo será todo y será nada. Importará y no importará tanto. Así me quedaré con el SABOR...de la experiencia.

 

 

SABOREO todos los colores y olores de la vida.

 

Ahí está, para ti, para mí, para todos.

 

 

Un fuerte saludo,

 

Marta Gros

 

 

 

 

SIGEME

 

EVENTOS

Ha

 

CONTACTO

 

ES (+34) 629755951

 

okanbicentro@gmail.com

marta.gros